El Galeón de Manila Ver más grande

¡Disponible sólo en Internet!

El Galeón de Manila

HDI002

El Galeón de Manila

La aventura de los Tesoros de Oriente

Más detalles

Ilimitado

3,99 € impuestos inc.

Ficha técnica

AutorArturo Sánchez Sanz
ISBN978-84-941099-8-0
EditorialHRM ediciones
ColecciónHRM Digital
Número en colección2
GéneroHistoria universal
TemaHistoria moderna; historia naval
Formato del archivoepub

Más

Desde tiempos inmemoriales el mar se ha constituido por méritos propios como la principal vía de comunicación entre los distintos pueblos. Superados los temores que, hasta los viajes de Colón, la navegación por el Atlántico había generado tanto para las Coronas europeas como para los reinos norteafricanos, desde el Siglo XVI un número cada vez mayor de piratas, corsarios, comerciantes y aventureros convirtieron el control de los mares y océanos en su principal prioridad, así como en escenario de confrontación en su intento por defender intereses económicos o políticos.

En lo concerniente al Imperio Español, la ruta conocida como Nao de China, Galeón de Acapulco o Galeón de Manila se instituyó rápidamente como la base para la consolidación del control político y económico que la Corona buscaba mantener en las recientemente descubiertas Filipinas. Se trataba de un enclave estratégico de primer orden ante las ambiciones expansionistas de sus rivales portugueses, que con anterioridad se habían instalado en las cercanas Molucas. Tanto es así, que esta ruta se mantuvo en funcionamiento 250 años, desde 1565 hasta 1815.

El Galeón de Manila se encargó de comunicar los mercados orientales y europeos, conectando puertos estratégicos como Manila, Acapulco o Veracruz en los continentes asiático y americano, para, desde este último enlazar con Europa a través de Sevilla, posibilitando la llegada de productos asiáticos por una nueva vía, frente a las tradicionales rutas terrestres constituidas siglos atrás, como la Ruta de la Seda.

No fue una tarea fácil. La Corona Española destinó ingentes recursos que, hasta la hazaña de Magallanes únicamente reportaron la muerte de cientos de hombres y la pérdida de decenas de navíos, hasta la localización del paso que más tarde se conocería como Estrecho de Magallanes. Más allá se encontraba el inmenso Pacífico, cuya enorme extensión obligaría a que el galeón tuviera que realizar anualmente la ruta marítima más larga y difícil de cuantas en varios siglos se llevaron a cabo en todo el globo.

Únicamente el largo viaje que las Naos portuguesas realizaban desde la Corona hasta las Indias Orientales, a través del Cabo de Buena Esperanza, podía compararse a la hazaña del Galeón de Manila, al menos por la extensión de su recorrido; sin embargo la mayor parte de ésta se realizaba mediante una navegación de cabotaje, donde a lo largo de la ruta las naves contaban con numerosos fondeaderos donde cargar víveres, hacer aguada, reparar desperfectos o resguardarse de los piratas, mientras que la ruta del Galeón se hacía casi por completo por altamar, sin puertos o islas intermedias que ofrecieran resguardo alguno y representando por ello un inmenso peligro para aquellos que se aventuraban a llevarla a cabo.

Reseñas

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escribe tu opinión

El Galeón de Manila

El Galeón de Manila

El Galeón de Manila

La aventura de los Tesoros de Oriente